4.
Si un día te aparecen unas ganas enormes de salir corriendo y no mirar atrás, e irte a un lugar calentito, sin inviernos, donde todos vayan destapados, la comida sea picante, nadie hable como los tuyos, todo sea nuevo… Recuerda sólo que lo más probable es que esas “ganas” vayan a colarse en tu maleta, vayas donde vayas.
Cuando aparezcan “esas”, vete, al fin del mundo si quieres, pero asegúrate primero de no llevarlas contigo. Porque en el mundo de las “ganas”, que las hay de todo tipo, las de “salir corriendo”, nunca llevan a ninguna parte.

juanma-ok-1

juanma-ok-2

juanma-ok-3

juanma-ok-4