koldo-etta-1

koldo-etta-2

koldo-etta-3

32.
Fue tan intenso que aún siento un hormigueo en la yema de los dedos cuando te vienes a mi mente… En algunos días señalados, el recuerdo llega incluso a despertarme el resto de los sentidos. Así, como en una explosión sinestésica, te veo, te huelo, siento tu sabor en mi boca y el hormigueo se desplaza recorriendo el cuerpo entero. Por suerte esto dura sólo un instante.
Hay días, en cambio, que solo siento alivio de no tenerte que olvidar.