29.
Las palabras se usan para describir paisajes imposibles, reales o inventados, de una belleza prodigiosa y que nos transportan a otros mundos, interiores o exteriores; comunicar sentimientos y emociones, profundas o ligeras, capaces de atravesar al cerebro más sólido o de derretir al corazón más frío.
Pero una mirada.
Intencionada.
Puede, en un sólo instante desvanecerlo todo.
Esas, las que van directas al alma. A ese lugar, donde sólo llegan las miradas que miran de verdad.

lucio-etta-1

lucio-etta-2

lucio-etta-3